Ganando desde el Vestuario

Hay partidas que salen redondas. Se estudia una apertura, esta contiene una idea nueva e interesante y finalmente el rival entra de lleno en la preparación. La siguiente es una de esas partidas. Lastimosamente, en más de 30 años de ajedrez no cuento más de 4 o 5 veces en las que he tenido la suerte de acertar en forma tan precisa la variante a jugar.

Una vez terminada la partida le comento a Mario [López] que había caído en una idea publicada en «los libritos negros», que es como mi esposa llama a los Yearbooks, sosteniendo que algún día me los va a quemar. Más tarde, cenando con mi señora, se acerca Mario a la mesa y dice, «Señora, por favor, quémele esos libritos negros».

, , Apertura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *