Simultánea a Cargo del Gran Maestro Axel Bachmann

Se mueve con agilidad de un tablero a otro. Apenas detiene su marcha unos segundos y continúa. En un momento, las marcas sobre su rostro divulgan una disconformidad. Su ceño se frunce. Ha perdido una chance de comunicar mejor su arte. La oportunidad de hacer todavía mejor lo bueno. Lo que estás a punto de leer es claro. Su mente no ve de la manera en la que nosotros vemos. Continúa al siguiente tablero. Como un colibrí, saca lo mejor de cada posición en un instante y cuando vuelves a mirar él ya se ha ido. Su nombre es Axel Bachmann. El Gran Maestro.

Apenas unos meses atrás, en la ciudad de Tromso, Mr Bachmann estaba sentado frente a uno de los jugadores más fuertes del planeta. Hace unas horas, estaba sentado frente a mí. Yo, el último entre los últimos. Sin embargo la disposicíon de su carácter y la humildad de su genio me hicieron sentir -a mí y a más de una veintena de ajedrecístas encarnacenos- que él es un paraguayo más. Como vos. La sencillez de este joven te reta a recordar en todo momento quién es él. Si perdés -como siempre ocurre ante Axel- terminás compartiendo con un amigo, antes que con el genio.

La Municipalidad de Encarnación dispuso -con buen tino- que Axel Bachmann sea declarado visitante ilustre de la ciudad. Enhorabuena. Luego de este reconocimento, el Gran Maestro ofreció una exhibición simultánea para los ajedrecistas presentes (21). ¿El resultado? Destruyó implacablemente las defensas y los ataques que pudimos plantearle. Abajo pueden seguir la partida frente a uno de los ajedrecistas encarnacenos más fuertes.

La precisión de su lógica, la calidad de su razonamiento y la belleza de su arte se reflejaron en las aguas del Paraná. Sea adonde fuere que el camino lo dirija. Mucha suerte Mr Bachmann. Lleve el nombre del Paraguay tan alto como sus fuerzas le permitan.

, , Encarnación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *