En Busca de la Iniciativa: el Gambito Volga

Con este nombre resulta difícil no hacerse una imagen idílica del río Volga y de los cientos —sino miles— de aficionados al ajedrez que se reúnen a sus orillas a pasar un buen rato entre partidas rápidas y bromas amistosas en las diversas ciudades que baña en su recorrido. Sin embargo, el fin que persiguen las negras con este gambito no es nada amistoso para con las blancas. Así como el Volga es el río más caudaloso de Europa, lo que el negro trama con esta apertura es montar un caudaloso ataque sobre la fortaleza blanca, utilizando como cauce principal el flanco dama, que abren apenas empieza la lucha.

Es sabido que a muchos jugadores que gustan del ataque y las posiciones abiertas les resulta incómodo jugar el gambito de dama, especialmente con negras, pues tras pocas jugadas suelen dibujarse en el tablero posiciones cerradas con leve dominio territorial blanco y la partida se desarrolla en un juego de lentas maniobras de carácter estratégico, donde queda poco espacio al torrente táctico al que adscriben muchos jugadores.

Una opción muy popular para escapar de estas posiciones cerradas es la Defensa India de Rey, una de las armas preferidas del Ogro de Bakú. También existen otras, quizás menos conocidas, que ofrecen al negro la posibilidad de eludir las lentas maniobras del gambito de dama, y entrar rápidamente en posiciones más abiertas con posibilidades tácticas.

Una de estas alternativas es el Gambito Volga, también conocido como gambito Benko, donde el bando negro ofrece los peones de las columnas a y b, y coloca su alfil en a6 antes de que las blancas jueguen e3 o e4, entorpeciendo de esta manera el enroque blanco y montando un ataque sobre el flanco dama, gracias a las columnas y diagonales que se abren sobre la misma. Sin más preámbulos, analicemos las variantes principales.

, , Apertura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *